Barcelona

Sitges, el destino más saludable y seguro para un otoño único


Prepara tus maletas porque cuando veas todos los planes que te tenemos preparado en Sitges, lo único que vas a querer hacer es viajar. Las propuestas no pueden ser más apetecibles: alojarte en primera línea de mar en el hotel Calipolis y disfrutar de una excelente cocina mediterránea con unas espléndidas vistas al mar, perderte en playas de arena fina dorada y aguas cristalinas y diversas actividades para vivir la cultura con los cincos sentidos, son sólo algunas de ellas. ¿Te animas?

Ubicado en primera línea de mar, justo en el centro del Paseo Marítimo y junto a las playas más importantes de Sitges, este hotel es reconocido por mimar en extremo a sus huéspedes y velar por su seguridad y más, con la situación que el coronavirus ha generado. También es conocido por albergar un restaurante que combina una excelente cocina mediterránea y una bodega única con el placer de comer en un ambiente tranquilo y con unas espléndidas vistas al mar. El establecimiento destaca por habitaciones exclusivas, con impresionantes vistas al mar Mediterráneo o con maravillosas vistas del pueblo de Sitges y el macizo del Garraf. Tú eliges.

Además, constituye un excelente punto de partida para conocer la localidad barcelonesa, sus maravillosas playas, un arte que impregna todos sus rincones y un vino autóctono que tiene hasta su propio Centro de Interpretación. Toma nota de todo lo que puedes hacer en Sitges para que tu escapada sea única.


Sitges

Sitges, una escapada de desconexión en sus playas

El sol se despereza con parsimonia elevándose sigilosamente sobre el horizonte marino. Y poco a poco, sus rayos empiezan a iluminar las encaladas casas de la Blanca Subur dando un brillo especial a este pueblo de pescadores rebosante de belleza y fotogenia, que atrapó a grandes artistas convirtiéndose en su inagotable fuente de inspiración.

Protegida por un coloso natural, el parque del Garraf, Sitges se fusiona con mágica precisión con el Mediterráneo. Y sus 17 kilómetros de litoral han tejido 26 playas y calas en las que su dorada y fina arena es acariciada por las suaves aguas del Mare Nostrum. El escenario ideal para disfrutar de una escapada de desconexión del estrés propio de la vida cotidiana.

Las 26 playas sitgetanas están divididas en tres tipologías. Las de Poniente (dirección Tarragona), si bien disponen de menos equipamientos y su acceso es más complicado son las más vírgenes y envueltas de acantilados. Dos de ellas son naturistas, Home Mort y Desenrocada.

Las playas de LevanteLes Botigues, Ginesta, Garraf, Morisca y Vallcarca– se hallan en dirección a Barcelona. Y las playas urbanas –Sant Sebastià, la Fragata, la Ribera, Bassa Rodona, Estanyol, Balmins, Riera Xica, Aiguadolç, Barra, Terramar, Anquines– ofrecen un amplio abanico de propuestas para disfrutar activamente. Son propuestas sobre la arena que se combinan con la práctica de deportes náuticos como la vela, surf, windsurf, paddle surf, kayak o patines de mar.

Sitges playas

Sitges, por amor al arte

Sitges enamora a todo aquel que la visita. Sus encaladas casas, su aire de pueblo de pescadores y las adoquinadas calles de su laberíntico casco antiguo son pura fotogenia que cautivó a artistas de la talla del pintor y escritor Santiago Rusiñol, quien instaló allí su taller para seguir creando con la inspiración que emana de esta bella localidad barcelonesa.

Fantásticos museos, algunos de ellos ubicados en edificios emblemáticos, galerías de arte y diversas rutas urbanas constituyen un potente imán para atraer a todos aquellos que se sientan tentados a visitarla por puro amor al arte.

Sitges Museos

Museos al margen, a Sitges hay que admirarla paseando, dejándose llevar por los sentidos a través de sus rutas urbanas guiadas. Como la Ruta de los «Americanos», que muestra las casas modernistas impulsadas por los vecinos de la localidad que emigraron a las colonias españolas de América Latina y regresaron convertidos en exitosos empresarios que dejaron huella en las calles. O la curiosa Ruta de las almas, al encuentro del Sitges más íntimo, visitando el antiguo cementerio de Sant Sebastià, con una excelsa cultura monumental funeraria de finales del siglo XIX obra de artistas como Jose Llimona, Frederic Marés o Pere Jou.

La guinda cultural a Sitges son los novecentistas Jardines Terramar. Un espacio natural recuperado con su estanque central, que muestra el apoyo del municipio por la concienciación y el respeto ecológico, contribuyendo a poner en valor a Sitges como Destino Biosphere desde 2016.

Sitges y los secretos de su dulce Malvasía

Mucho más que una simple variedad de vino dulce, la Malvasía forma parte de la historia patrimonial y emocional de Sitges y sus orígenes datan del siglo XIV. Es el fiel testimonio del pasado viticultor del municipio, que estuvo a punto de desaparecer, y que pasa a ser protegido, conservado y divulgado gracias al Centro de Interpretación de la Malvasía. Inaugurado recientemente, se ubica en el antiguo Corral de la Vila y la antigua bodega del Hospital de Sant Joan Baptista, edificio de uso público desde el siglo XVIII.

El CIM se articula en cuatro ejes: Las características y variedades de la uva, la expansión e historia de la Malvasía de Sitges, el legado Llopis y la historia de la Fundación, y la Malvasía de Sitges como patrimonio. Y en sus dependencias el visitante podrá ver fotografías, audiovisuales, textos explicativos, juegos, barriles o una prensa, entre otros elementos de interés.

Sin duda, un espacio para visitar y conocer la historia y la realidad de la Malvasía de Sitges, pero también un lugar donde probar las diferentes variedades del producto, comprarlo y vivir el proceso de producción, gracias a visitas a la viña del mismo Hospital.

La Malvasía de Sitges se cultiva desde hace unos años con la complicidad de varias bodegas de la D.O. Penedès. Y la producción anual que realiza el Hospital es de 8.000 botellas de Blanc Subur, 4000 botellas de Malvasía dulce, 1.900 botellas de Llegat Llopis, 700 botellas de Malvasía seca y 300 botellas de Monembàsia (cava).

Auténticas joyas vinícolas para acompañar a una gastronomía de lujo. Y después de esto, ¿has preparado ya las maletas?

Comments

comments

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *