Andorra esquí
Rutas por España

Próxima parada, Andorra


Si hay un destino turístico que cada invierno señalan en el calendario los españoles, ese es Andorra. Un país lleno de encanto y naturaleza, donde algunas de sus estaciones de esquí, como Grandvalira, están valoradas como las mejores de Europa. Es un punto turístico de referencia que cada año recibe cientos de miles de visitantes y que, a partir de diciembre, refuerza su propuesta con la apertura de las pistas para esquiar.

Andorra esquí

La nieve es el paisaje más característico de Andorra durante los meses más fríos del año. Esto favorece la práctica de una amplia variedad de actividades deportivas. Además del esquí o el snowboard, los visitantes pueden disfrutar de un recorrido con raquetas de nieve o esquís de montaña, un paseo en moto o del mushing, una experiencia en la que los perros alaskanos se encargan de llevar el trineo. Son muchas las opciones de deportes de montaña que el visitante encuentra en un paraje único. La ubicación a la hora de utilizar las pistas de esquí es un factor determinante para disfrutar al máximo del viaje.

La parroquia de Encamp, ubicada a 1.300 metros de altitud, al pie de la estación de Grandvalira, es un punto estratégico para quienes quieran realizar cualquier actividad deportiva. El acceso a la estación de esquí es muy rápido, ya que el Funicamp conecta el municipio con la pista en solo quince minutos. No es necesario utilizar coche o autobús para llegar a la zona de esquí. El área de Encamp es ideal para alojarse, tanto si se viaja en pareja, con amigos o en familia. Está a un paso de las zonas infantiles tematizadas, donde los niños pueden jugar sobre la nieve. Además, desde esta zona de Grandvalira empiezan cada día sus clases muchas escuelas infantiles, que ayudan a los más pequeños a dar sus primeros pasos con los esquís. Desde Encamp se accede con facilidad a un total de catorce pistas, de todos los niveles, mientras que para los más valientes hay reservada una zona de esquí libre.

Ocio y restauración en Andorra

Encamp es, además, un bonito enclave entre montañas que por la noche gana vida con una amplia oferta de ocio y restauración. Los pubs y restaurantes se adaptan al horario de esquí y preparan el mejor escenario tras una larga jornada deportiva. Solo hay que relajarse y dejarse llevar en un entorno inigualable. Estar tan cerca de las pistas evita los madrugones al día siguiente, así que no hay que preocuparse si se hace un poco más tarde de lo previsto.

Por otro lado, no hay que olvidar que Andorra no es solo deporte y montaña. También incluye una interesante propuesta de entretenimiento, llena de experiencias únicas, y que está adaptada a todos los perfiles de públicos. Un alto porcentaje de la oferta hotelera incluye zonas de relajación con saunas y spas, para relajarse tras una jornada de esquí o simplemente como método para combatir el frío. Es la guinda a un largo y productivo día. 

Comments

comments


Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *