Balnearios en Extremadura
Extremadura

Los mejores planes para refrescarte en Extremadura en verano


Con más de 1.500 kilómetros de costa de agua dulce, las opciones de disfrutar de un verano refrescante en Extremadura con el agua como protagonista son infinitas. Piscinas naturales, pantanos, embalses, saltos de agua, arroyos, ríos y grandes pozas excavadas por la erosión de las rocas durante miles de años ofrecen un sinfín de oportunidades a los viajeros que busquen un verano diferente en un destino de interior. Aquí tienes 5 planes muy atractivos para disfrutar del agua en Extremadura en verano:

1.  Piscinas naturales: más de 60 zonas de baño

Garganta de los Infiernos - Caceres - Extremadura en verano

Comenzando por una de las joyas del Valle del Jerte, la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, en la provincia de Cáceres, conocida por los locales como Los Pilones, debido a las erosiones en las rocas que han generado durante siglos una suerte de bañeras naturales llenas del agua cristalina que baja de la Sierra de Gredos, las propuestas de piscinas naturales, pozas, cascadas, arroyos y gargantas de agua en Extremadura comprenden más de 60 atractivas –y en muchos casos desconocidas- zonas de baño. Algunas escondidas entre montañas y otras abiertas y accesibles desde los pueblos, todas ellas atraen a visitantes que buscan huir del calor con un refrescante chapuzón. La Vera, el Jerte, el Ambroz, Las Hurdes y Gata son las comarcas cacereñas que más de estos rincones atesoran, mientras que en Badajoz se puede disfrutar de ellas en La Siberia, Don Benito, Mérida y en el entorno de la propia capital de la provincia.

2. Un baño en una playa en plena dehesa extremeña

Una playa en plena dehesa extremeña. Superada la sorpresa inicial, el viajero puede dedicarse a disfrutar de la única playa fluvial en España que consigue, desde 2010, una Bandera Azul, el máximo distintivo que concede la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC). Una singularidad que debe a
la calidad del agua, la ubicación en un espacio protegido y las infraestructuras disponibles, que ha logrado colocar a Orellana en el mapa de los destinos vacacionales en España. Ubicada en la comarca de La Serena, en Badajoz, la playa de Orellana ofrece la posibilidad de bañarse entre olas de agua dulce.


3.  Navegar por aguas internacionales en el Tajo

Un total de 50.000 hectáreas de espacio protegido, 47 especies de mamíferos y 181 de aves, entre ellas algunas en peligro de extinción y de difícil avistamiento, como el buitre negro. Son solo algunas de las imponentes y atractivas cifras que justifican una visita al Parque Natural del Tajo Internacional. Gastronomía, patrimonio artístico, rutas turísticas y fantásticas postales de paisajes que pueden ser disfrutadas desde el propio río, a bordo de un crucero fluvial. ‘El Balcón del Tajo’ ofrece tres itinerarios de entre 22 y 24 kilómetros e incluye excursiones y visitas guiadas.

4.  Baños y aguas termales para relajarse

Balnearios en Extremadura

El agua de Extremadura ha sido conocida y apreciada desde la Antigüedad por sus cualidades mineromedicinales. Así, existen en la región diversos centros termales que, gracias a sus terapias naturales y la realización de tratamientos de distintos tipos, ofrecen mucho más que remedios a determinadas dolencias y se han convertido en auténticos centros de bienestar, lugares donde descansar y disfrutar de la gastronomía, la naturaleza, la historia, la cultura, la arquitectura y el territorio en el que se encuentran. Con aguas declaradas de utilidad pública, atención cálida y profesional y elevado valor patrimonial –existen algunos construidos sobre vestigios de época romana y árabe-, los balnearios de Extremadura (Alange, El Raposo, Salugral Termal Resort, Valle del Jerte, Brozas Baños de San Gregorio, Fuentes del Trampal y Baños de Montemayor) son una excelente opción para relajarse y disfrutar cuidándose.

5.  Barranquismo en el Valle del Jerte

En el Valle del Jerte, en Cáceres, se localiza una zona inmejorable para la práctica de barranquismo o, como se conoce localmente, ‘gargantismo’, ya que se desarrolla a través de los saltos de agua y pozas denominadas gargantas en la zona. Tres de ellas, las Nogaledas, los Hoyos y los Papúos, están equipadas con anclajes, desviadores, posibilidad de pasamanos y rápeles guiados y existen distintas empresas de la zona que ofrecen esta actividad.

¿Qué te parecen estos planes para disfrutar de Extremadura en verano?

Comments

comments

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *