Castilla y León

Burgos y su Catedral


Si hay algo que define con una sola palabra la ciudad de Burgos es su Catedral. La única catedral española declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es el máximo exponente del gótico español. Su construcción fue iniciada en el año 1221 y se prolongó casi 550 años después finalizándose en 1765. Cuando te encuentras delante de esta obra cumbre lo que más te llama la atención son las dos agujas de sus torres gemelas que se elevan hacia el cielo 84 metros de altura. Pero no te quedes fuera y entra dentro de la iglesia, admira su monumental Escalera Dorada (siglo XVI) de la cual se dice, se comenta que la última persona que descendió por sus peldaños fue Napoleón. Su claustro del siglo XIII y los restos del Cid y de Doña Jimena que fueron trasladados a la Catedral en 1921 son paradas obligatorias.

[ot-caption title=»Burgos» url=»https://www.dondeviajamos.com/wp-content/uploads/2015/09/Burgos-y-su-catedral1.jpg»]

La verdad es que en toda la ciudad hay huellas vinculadas a la figura del Cid, muestra de ello son edificios tan notables como el monumento Solar del Cid que se construyó donde estuvo su casa utilizando piedras de la vivienda; la iglesia de Santa Águeda donde el Cid hizo jurar al rey Alfonso VI que éste no había tenido nada que ver en la muerte de su hermano Sancho II. El rey accedió pero éste le provocó una fuerte enemistad; el Arco de Santa María por donde el Campeador abandonó Burgos cuando le desterraron; el Monasterio de San Pedro de Cardeña donde la familia del Cid se refugió durante su destierro. A ambos lados del casco histórico de Burgos se encuentra dos monasterios que merecen ser visitados, me estoy refiriendo al Real Monasterio de las Huelgas Reales donde está enterrado Alfonso VIII y la Cartuja de Miraflores donde está enterrado su fundador Juan II junto a su mujer Isabel de Portugal.


[ot-caption title=»Catedral de Burgos» url=»https://www.dondeviajamos.com/wp-content/uploads/2015/09/Burgos-y-su-catedral2.jpg»]

Como arquitectura civil destacada hay que mencionar La Casa del Cordón con su patio renacentista donde los Reyes Católicos recibieron a Colón. Después de tanta cultura, historia y andar por toda la ciudad es hora de hacer una paradita para reponer fuerzas probando los productos típicos de la gastronomía burgalesa. En el casco histórico hay multitud de restaurantes donde no falta el lechazo, plato típico. La típica morcilla de Burgos o las populares sopas de ajo tienes que probarlas. Todo ello regado con un buen Ribera del Duero que aunque es típico de Valladolid, aquí también se producen de buena calidad.

Alrededores Burgos y su Catedral:

Si disponemos de tiempo, muy cerca de la capital se encuentran unos pueblos preciosos cargados de historia que deberíamos de visitar. A 41 kilómetros de Burgos se localiza Covarrubias, un pueblo precioso que me gustó mucho cuando lo visité con sus calles empedradas, la Torre de Doña Urraca donde cuenta la leyenda que ésta fue emparedada por su padre Fernán González, la Colegiata de San Cosme y San Damián, la casa de Doña Sancha del siglo X… A 15 kilómetros de Covarrubias recomiendo visitar el Monasterio de Santo Domingo de Silos construído en el siglo XI por orden de Fernán González donde destaca su espectacular claustro con la belleza de sus capiteles donde ninguno es igual. En la iglesia puede escucharse los cantos gregorianos de los monjes. Es parada obligatoria.

[ot-video type=»youtube» url=»https://www.youtube.com/watch?v=nw-w1sP7Y14″]

 

Comments

comments

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *