Fiestas Populares

La Diabla de Valverde de Leganés, una fiesta mágica


Cada mes de agosto, la localidad extremeña de Valverde de Leganés se prepara para la celebración de una fiesta tradicional única, con elementos mágicos y misteriosos como telón de fondo. Y es que, la auténtica protagonista de esta fiesta, la Diabla, que ha estado durante todo el año encadenada a los pies de San Bartolomé, patrón del pueblo, huye de la Torre de la Iglesia donde está prisionera con el único objetivo de atacar a lugareños y visitantes que se encuentran en su camino. La encapuchada de rostro cadavérico, ayudada por otros seres malignos, intenta entrar en las casas de los vecinos. Imprescindible las cruces de Caravaca o calabazas y sandías con una vela en su interior para espantarla.

[ot-caption title=»La Diabla de Valverde de Leganés» url=»https://www.dondeviajamos.com/wp-content/uploads/2014/06/La-Diabla.jpg»]

Todo este ritual forma parte de una fiesta muy antigua cuyo origen parece estar en los primeros años del siglo pasado. Aunque por diversos motivos, la fiesta dejó de celebrarse en los años 70, en el verano del 2003 se volvió a retomar con una gran afluencia de público. Desde entonces, su expectación es tal, que cada año atrae a miles de visitantes.


[ot-caption title=»La Diabla de Valverde de Leganés» url=»https://www.dondeviajamos.com/wp-content/uploads/2014/06/Fiestas-la-Diabla.jpg»]

Son varias las hipótesis que existen en torno al origen del festejo extremeño. Algunos piensan que es una manera de celebrar la famosa “Matanza de San Bartolomé”, aquel triste episodio de la noche del 24 de agosto de 1572, con el enfrentamiento trágico y sangriento entre católicos y protestantes calvinistas. Otros, quieren ver en esta fiesta la lucha entre el bien y el mal, entre San Bartolomé y el Diablo (o Diabla), con la victoria del Santo y el sometimiento del “maligno”.

[ot-caption title=»Fiestas de la Diabla de Valverde de Leganés» url=»https://www.dondeviajamos.com/wp-content/uploads/2014/06/fiestas-de-la-diabla.jpg»]

La noche de la fiesta de la Diabla, a las doce en punto, todo el pueblo se concentra a un lado de la iglesia, alrededor del fuego. En ese momento la “Diabla” se escapa y comienza un recorrido frenético por las calles de la localidad que culmina en la plaza principal, donde se queman unos muñecos de trapo (simbolizan a los vecinos del pueblo). Seguidamente aparecerán en escena las fuerzas del bien, quienes capturarán a la Diabla y la encerrarán en el templo, de nuevo encadenada a los pies de San Bartolomé.

Sin duda, una noche mágica, misteriosa y oscura amenizada por el grupo de Teatro encargado del gran espectáculo. Actores y figurantes encapuchados, con cadenas, te harán pasar una noche de miedo que no olvidarás.

 

Comments

comments

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *