Peñíscola. Entre fortalezas, playas y platós de cine

Este pintoresco enclave de Castellón es una de las localidades más atractivas del Levante español. Su evocador pasado nos habla de pescadores, Templarios y Papas enfrentados a Roma, pero hoy sirve de refugio a viajeros en busca de esas sensaciones que sólo el Mediterráneo nos puede proporcionar. ¿Visitamos juntos Peñíscola?

 

Un paseo por el Castillo del Papa Luna

 

Castillo Papa Luna. Turismo Peñíscola
Castillo del Papa Luna en Peñíscola

 

Antes de nada: ven dispuesto a caminar cuesta arriba y por calles empedradas, y comienza por el Castillo, principal atractivo turístico de la localidad. La fortaleza, que fue construida por la Orden del Temple sobre los antiguos cimientos de una alcazaba musulmana, fue residencia de Benedicto XIII, más conocido como Papa Luna. Una leyenda cuenta que hay una cueva desde el castillo hasta el Puerto, utilizada para esconder a la población en época de guerras, pero no hay nadie que pueda dar más datos de su localización.

 

Un plató de cine al aire libre

 

Casco Antiguo Peñíscola. Turismo Peñíscola
Casco Antiguo de Peñíscola

 

Su recinto amurallado, de la época de Felipe II, ha sido elegido como escenario para superproducciones de Hollywood como “El Cid”, en la que Peñíscola se hacía pasar por la ciudad árabe de Valencia del siglo XI. Más recientemente ha servido de “plató” para series exitosas como “El chiringuito de Pepe”, totalmente ambientada en la localidad. Y es que su casco antiguo desprende un encanto especial, que vamos a poder descubrir perdiéndonos por sus calles empedradas y estrechas salpicadas de casitas blancas. Rincones como el Portal del Fosc, también llamada Portal de Felipe II; el Portal de Sant Pere, donde antiguamente el mar llegaba hasta la misma puerta; la iglesia de la Ermitana, templo de la patrona de la ciudad; el Museo de la Mar, que ofrece un recorrido histórico sobre la ciudad y su relación con el mar y el bufador, un monumento natural donde el mar se hace sentir los días que hay temporal, son paradas obligatorias.

 

La costa más virgen en la Sierra de Irta

 

Torre Badum. Turismo Castellón
Torre Badum. Visitar Peñíscola

 

Pero si de algo presume Peñíscola, es de sus magníficas playas. La playa del Norte, que se extiende a lo largo de 5 km es la más recomendada por contar con todas las prestaciones para el ocio de los usuarios. Su ubicación, próxima al casco antiguo y con el Castillo del Papa Luna como telón de fondo, la convierten en la más visitada por los turistas. En este entorno espectacular encontrarás una gran oferta de hoteles en Peñíscola con mucho encanto para que tus vacaciones se conviertan en una experiencia única. Los amantes de la costa virgen encontrarán en el litoral sur las playas más recónditas y calas con acantilados, en un entorno increíble como la Sierra de Irta. Llega hasta los pies de Torre Badum y date un chapuzón en uno de los numerosos manantiales de agua dulce que emergen aquí.

 

Una excursión a las Islas Columbretes, el paraíso terrenal

 

Islas Columbretes. Turismo Castellón
Islas Columbretes. Visitar Castellón

 

Aprovecha para realizar una excursión a las Islas Columbretes, uno de los parajes naturales más espectaculares de toda la costa mediterránea. Date el capricho y sube a bordo de alguna de las embarcaciones que parten desde el puerto de Peñíscola y ofrecen este viaje al paraíso terrenal. A causa de la fragilidad de las islas, solamente podremos recorrer a pie L’Illa Grossa. Durante el paseo hasta el faro disfrutaremos de un majestuoso paisaje volcánico salpicado de numerosas aves marinas y las plantas más representativas de la flora isleña. Después de la caminata, nada mejor que darse un chapuzón en sus aguas de extraordinaria belleza. Así que no olvides la máscara, el tubo y las aletas porque los delfines mulares, las barracudas o los peces luna te esperan.

 

Y en septiembre…¡nos vamos de fiesta a Peñíscola!

 

Fiestas Peñíscola. Turismo Castellón
Fiestas de la Virgen d ela Ermitana. Visitar Peñíscola

 

El escenario es irrepetible: la Plaça d’Armes, dentro del recinto de la ciudad fortificada, con la iglesia y el castillo al fondo. Es un 8 de septiembre y la Virgen de la Ermitana sale de la iglesia en procesión a hombros de marineros. Le acompañan en su recorrido por las estrechas calles de Peñíscola cavallets, dansants, llauradors, gitanetes, pelegrins y moros y cristians. Son las fiestas en honor a la Virgen de Ermitana, patrona de Peñíscola, y están declaradas de Interés Turístico Nacional. Durante estos días la localidad se engalana para vivir con fervor y devoción estas fiestas en las que no faltan espectaculares fuegos artificiales, danzas tradicionales, la “soltá” de vaquillas por la playa y los coloridos desfiles de Moros y Cristianos. ¡No te lo puedes perder!

 

Comments

comments

Previous Article
Montjuic
Comments (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *