Hoteles con encanto

Un refugio en la Sierra de Tramuntana para desconectar y saborear Mallorca

El norte de Mallorca guarda en su interior auténticas joyas como la maravillosa Sierra de Tramuntana, un lugar mágico que esconde paisajes espectaculares que podrás descubrir haciendo senderismo; acantilados espectaculares y pintorescos pueblos como Pollensa, uno de los pueblos más bonitos del Mediterráneo. Y aquí, al lado del pueblo de Pollensa, es donde encontramos el Relais & Châteaux Son Brull, un antiguo monasterio del siglo XVIII pensado tanto para una tranquila escapada de bienestar como para unas vacaciones activas llenas de emoción o para degustar el auténtico sabor mallorquín. En definitiva, un lugar estratégico para el viajero que busca perderse, relajarse y disfrutar de un entorno natural de ensueño como es la Sierra de la Tramuntana.

 

Son Brull - Hoteles con encanto en Mallorca

 

Con vistas a la abundante naturaleza que rodea al hotel, a los campos de olivos, la viña y a la bahía de Pollensa, dormir en de una de sus habitaciones es un auténtico lujo. Todas ellas son estancias espaciosas y luminosas en las que la última tecnología y muebles de diseño se funden con el paisaje, una decoración contemporánea que firma el interiorista mallorquín Ignasi Forteza y están equipadas con todo lujo de detalles: Y si quieres darte el capricho, alójate en cualquiera de sus dos suites dotadas de amplias terrazas e impresionantes vistas a la bahía de Pollença, y una de ellas con jacuzzi exterior.

 

Hoteles con encanto

 

Los viajeros que buscan una escapada de relax y bienestar encontrarán en el spa del hotel su paraíso ya que los tratamientos están creados desde una concepción holística buscando relajación, calma y conciencia para conseguir dormir bien. Para ello utilizan productos naturales locales y de su propio huerto. Un buen plan para los más madrugadores es apuntarse a las sesiones matinales de yoga y después darse un baño y tomar el sol en la piscina exterior, la climatizada o en el jacuzzi.

 

Hoteles con encanto en Mallorca

 

Y a los que nos gusta comer bien vamos a disfrutar de lo lindo en el restaurante 3/65, un nombre que rinde homenaje al sobrenombre con el que era conocido Son Brull en tiempos antiguos “la casa de las 365 ventanas”. Aquí, el chef Rafael Perelló sorprende con dos menús degustación, el de temporada y el de la huerta, y una carta de raíces, con platos elaborados con productos cultivados en el propio huerto del hotel. Una propuesta que podremos maridar con vinos elaborados en la isla. ¿El plus? Saborearlo a la luz de las velas en la terraza con vistas al valle.

 

 

En los alrededores…no hay que perderse

 

Un paseo por Pollensa

 

Pollensa - Hoteles con encanto en Mallorca - Sierra de Tramuntana

 

Su ubicación en la sierra de Tramontana, en un lugar privilegiado donde disfrutar tanto del mar como de la montaña; su animado puerto que ha enamorado a innumerables pintores como Sorolla; sus calas de aguas cristalinas y sus calles de aire medieval, le convierten en uno de los pueblos más bonitos del Mediterráneo. No te pierdas rincones con tanto encanto como el Puente Romano o El Calvario, cuyo camino comienza en la calle de Jesús y tiene tantos peldaños como días tiene el año. A lo largo del Vía Crucis encontraremos cruces centenarias y panorámicas espectaculares de la ciudad.

 

Una visita al Cabo de Formentor

 

Formentor. Las playas más bonitas de Mallorca

 

A diez kilómetros escasos del Puerto de Pollença, un agradable enclave pesquero que ha servido de refugio a veraneantes y artistas, nos encontramos el cabo de Formentor. Se trata de uno de los símbolos naturales de la isla, donde encontrarás un rincón que te mostrará la Mallorca más virgen, ideal para rendirse al culto del sol, pero también la Mallorca más animada, con arenales más concurridos, como la famosa playa de Formentor.  También puedes optar por un buen libro y disfrutar de la tranquilidad y el sonido del mar de la cristalina cala Murta o la solitaria cala Figuera.

 

Un baño en calas de aguas cristalinas

 

Cala Clara. La mejores calas de Mallorca

 

A 5 km de Pollensa encontramos un enclave playero rodeado de restos arqueológicos, como unas cuevas prehistóricas consideradas las mejores de su clase en el Mediterráneo occidental, y calas paradisíacas como Cala Molins, Cala Barques o Cala Clara, que forma parte del conjunto de cuatro playas conocido bajo el nombre de Cala San Vicenç. Aguas cristalinas y arenas blancas que deslumbraron a pintores como Santiago Rossinyol o Joaquín Sorolla.

 

Un paseo por Alcúdia

 

 

A escasos diez kilómetros del Relais & Châteaux Son Brull encontramos Alcúdia, con su bonito casco antiguo amurallado, sus importantes ruinas romanas (Pollentia), un teatro romano excavado en piedra y un espacio natural único, la Albufera. Un viaje en el tiempo.

¿Sobran motivos o no motivos para alojarnos en Relais & Châteaux Son Brull?

 

Comments

comments

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *